*-Literatura Youth Fantasy-*

Foro destinado a los lectores de nuestro blog de literatura juvenil donde debatiremos sobre nuestro género favorito, y compartiremos opiniones de los libros que más nos gustan.
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  BlogBlog  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
Blog dedicado a la campaña por los nuevos autores http://descubriendonuevosautores.blogspot.com/

Comparte | 
 

 Lady Diana Castillo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ldiana
Humano
Humano


Cantidad de envíos : 3
Edad : 36
Puntos : 5
Fecha de inscripción : 23/04/2010

MensajeTema: Lady Diana Castillo   Vie Abr 23, 2010 4:03 am

Hola!
Me presento...

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Me llamo Lady Diana Castillo. Tengo 28 años. Soy cubana y vivo en República Dominicana.
Siempre me ha gustado mucho leer y empecé a escribir a los 10 años.
Escribí primero cuentos para niños, y luego cuentos para adultos que publiqué en varias revistas nacionales.
El año pasado escribí mi primera noveleta. cheers
Me gustó mucho la experiencia, así que estoy escribiendo una novela, de corte fantástico que es lo que más me gusta leer y escribir.
Tengo dos libros publicados, El ciempiés fuma arcoiris en pipa y otras verdades (cuentos para niños) y La hija del rey (noveleta).

Trabajo en una biblioteca, así que leo todo lo que cae en mis manos. study

Mi libro La hija del rey puede descargarse en [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Mi blog es [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

A continuación dejo un resumen de las cosas que he realizado hasta hoy.


Lady Diana Castillo se incorpora al movimiento de Talleres literarios en Cuba, en 1996, a la edad de 14 años.

Ha obtenido los siguientes reconocimientos:

-Premio nacional Regino Eladio Boti. Con su libro El ciempiés fuma arcoíris en pipa y otras verdades. Género: Literatura infantil, año 2000. Cuba.
-Premio nacional especial otorgado por la Asociación Hermanos Sainz a un autor menor de 35 años. Género: Literatura infantil, año 2000. Cuba.
-Premio provincial La Ciudad. Otorgado por el sistema de Casas de Cultura. Cuba, año 2000 Género: Literatura para adultos.
-Segundo lugar en el Premio nacional El mar y la montaña. Género: Literatura para adultos, año 2003.
-Ganó una beca para cursar la escuela de Escuela de Creación Literaria “Onelio Jorge Cardoso” La Habana. Cuba, año 2003.
-Se publicó su libro “El ciempiés fuma arcoíris en pipa y otras verdades” por la Editora Universitaria de la UASD, República Dominicana y por la Editorial Santuario.
Volver arriba Ir abajo
Arantxa
Admin
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 408
Edad : 25
Puntos : 397
Fecha de inscripción : 29/12/2008

MensajeTema: Re: Lady Diana Castillo   Dom Abr 25, 2010 11:36 am

hola Idiana! ya me pasé por tu blog y me parecieron interesantes tus novelas, espero que te animes a subir el primer capi de La hija del rey, la portada que tiene es muy bonita *O*

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
http://literaturayouthfanta.forumn.org
ldiana
Humano
Humano


Cantidad de envíos : 3
Edad : 36
Puntos : 5
Fecha de inscripción : 23/04/2010

MensajeTema: Re: Lady Diana Castillo   Dom Abr 25, 2010 1:20 pm

Arantxa escribió:
hola Idiana! ya me pasé por tu blog y me parecieron interesantes tus novelas, espero que te animes a subir el primer capi de La hija del rey, la portada que tiene es muy bonita *O*

Hola Arantxa.
Gracias por el comentario. La portada fue realizada por un buen amigo: Diogenes Gavino, de quien conocía su trabajo con los cómics. Como ambos teníamos mucho trabajo y no podíamos vernos con frecuencia utilizamos el chat para trabajar hasta altas horas de la madrugada, javascript:emoticonp('lol!') para analizar los bocetos y llegar a lo que queríamos lograr. Aquí subo el primer capítulo de La hija del rey.


Primer capítulo de La hija del rey

Prólogo
Hélia

La señal de alerta rompió el silencio de la noche. Hélia despertó sobresaltada y escuchó las pisadas de los guardias que corrían por el pasillo. Se acercó a una ventana. La llanura parecía desierta, pero la joven esperaba a que sus ojos se acostumbraran a la oscuridad. Entonces los vio avanzar. Un ejército se acercaba al castillo.
Hélia se vistió con dedos temblorosos. Se abrió la puerta y entró una chica cargando a un bebé. Un segundo después entró el rey Gedius.
—Nos atacan—anunció.
Hélia vio la ira y la impotencia en los ojos de su esposo. Quiso abrazarlo, pero la puerta se abrió otra vez y asomó la cabeza Urce, el jefe de los Defensores del Castillo.
—Mi señor…—lo llamó.
—No te muevas de aquí pase lo que pase—se despidió el rey de Hélia.
—No voy a quedarme aquí mientras los demás…—empezó ella.
—Hélia, te ordeno que te quedes aquí—repitió Gedius, con voz más firme —los venceremos y entonces podrás ayudar con los heridos.
«Son demasiado crueles para que podamos vencerlos», pensó Hélia, pero no lo dijo.
—Me quedaré con Kira—accedió.
El rey salió. Hélia miró a Kira. La muchacha seguía aferrada al bebé, muerta de miedo.
—No te asustes, los venceremos—le dijo. Se llevó la mano al pecho allí donde solía estar el Pendiente. Sabía que los goblins asaltaban el castillo como animales feroces para intentar apoderarse de la joya y se sintió aliviada: la había escondido en un lugar seguro.
Caminó hacia la pared hasta tocar con sus dedos un tapiz que ocultaba una puerta secreta. El pasadizo llegaba hasta el salón donde estaba la Puerta del Ojo. Padre le había enseñado a acumular suficiente energía, por eso la puerta estaba abierta desde el día anterior. Tenía que entregarle el bebé a su protector antes de que los enemigos los rodearan.
El ejército que estaba frente al castillo se agitó y un grito de guerra retumbó en la noche.

I
El último día de la inocencia

Meyim bajó al comedor. Aunque eran más de las cinco todavía llevaba su pijama. Tenía ojeras. Se sentía cansada porque cada día las pesadillas eran más frecuentes y extensas. Habían comenzado meses atrás y en más de una ocasión su hermano Sier había entrado a su habitación y la había sacudido para que despertara y dejara de gritar. A veces los sueños eran terribles; veía extraños bosques de los que no conseguía salir por más que caminara, o se encontraba con criaturas atroces que la miraban a una prudente distancia y varias veces distinguía un óvalo azul en medio de la oscuridad. Sin saber por qué, le temía a ese disco azul y al mismo tiempo le fascinaba. Otras veces, los sueños eran plácidos; una habitación en la que el viento hacía ondear las blancas cortinas, el cabello rojo de una mujer cayendo dulcemente sobre su rostro o la voz de un hombre que veía siempre de espaldas, con una larga capa. La última pesadilla era un incendio; troncos que caían envueltos en llamas, gritos, un humo denso y asfixiante…
Intentó olvidar aunque sabía que no lo conseguiría. Abrió el refrigerador. Agarró un plato con un trozo de flan. Se quedó mirando el dulce mientras sentía que el miedo le atenazaba la garganta. Estaba sintiendo aquel olor. Sus pesadillas siempre empezaban por ese olor desconocido, que alguna vez, había olido, pero que no podía recordar dónde ni cuándo. Sin embargo la aterradora noche aún no había comenzado. ¿Acaso las pesadillas se atreverían a entrar en el reino de la luz?
-No-gimió e intentó llamar a Sier, pero se le nubló la vista.
Apretó el borde de la meseta de la cocina. En su frente aparecieron gotas de sudor. La habitación se sumergió en la oscuridad.
Vio un castillo incendiado. En los alrededores se desarrollaba una batalla entre criaturas esbeltas y toscas bestias. Las bestias derribaron el portón a hachazos y entraron. El ruido era ensordecedor: los habitantes del castillo y las bestias gritaban y las armas chocaban.
El que parecía el jefe de los asaltantes les indicó con señas a dos criaturas de largos colmillos que escalaran por la pared posterior de la única torre. Luego, subió hacia el segundo piso. Su mirada era fría y llevaba una enorme espada de la que goteaba sangre. Parecía que buscaba algo; olfateándolo todo con su nariz desprovista de piel. Dos guardias se interpusieron en su camino e intentaron evitar que subiera pero la criatura hirió a uno, y mató al otro. Al fin, llegó a la parte superior de la torre. Allí, detrás de una hoguera azul, se escondían varias mujeres y niños que gritaron, llenos de miedo.
El goblins sonrió y avanzó hacia el grupo esgrimiendo su arma. Pero una mujer se interpuso en su camino. Su cabello rojo ondeaba al viento. Se protegía el pecho con una cota de plata que las llamas hacían relucir. Su arma era delgada como una aguja pero su mano no temblaba y sus ojos parecían de acero. La criatura titubeó. En ese momento, sus dos secuaces de largos colmillos asomaron la cabeza por el borde del muro posterior. Nadie más los vio. El jefe atacó. La mujer con un grito de rabia, levantó su espada.
— ¡Meyim! —la voz de Sier la devolvió a la realidad.
La cocina volvió a aparecer. Las losetas blancas, el plato con el dulce…
— ¿Te sientes bien?
—Si… yo…—ella miró sus manos, empapadas de sudor.
— ¿Qué pasó?
—Está empeorando.
-Mañana iremos a ver al médico, Meyim-le dijo Sier, asiéndola de un brazo. No puedes continuar así.
-Está bien, está bien-accedió ella.
Agarró el plato y se sentó a la mesa. Desde donde estaba podía ver la puerta de la biblioteca. Le gustaría cerrar los ojos y al abrirlos ver a César ilustrando, dándole vida a muchos personajes que pululaban en los libros. Pero, él había muerto meses atrás. Era el padre de Sier. Y como un padre para ella.
Un día salió al pantano a cazar patos. Allí alguien acechaba, esperando a una víctima. Al parecer el ladrón intentó quitarle la cartera, hubo una pelea y César terminó con una herida mortal. Al menos esa era la versión oficial, aunque nunca encontraron al asesino y el padre de Sier llevaba un reloj de valor, que no le habían robado. Sier afirmaba que a su padre no le habían intentado robar, que alguien había planeado su asesinato. Meyim no hablaba de ese tema: le dolía demasiado.
Estaba tan sumida en sus pensamientos que no escuchó el timbre del teléfono. Cuando sonó por tercera vez se acercó al mueble y levantó el auricular.
— ¿Si?
Escuchó la voz de una mujer.
— ¿Es Meyim?
—Sí. ¿Quién habla?
Del otro lado colgaron.
Miró por la ventana. Caía la noche.
Unas horas después se metió en la cama. La noche estaba silenciosa y la luz de la luna llena se filtraba por la ventana. Pronto se durmió.
Despertó por la madrugada. Tenía la sensación de ser observada. Abrió los ojos. Al pie de su cama, estaba sentada una persona vestida de negro y con un capuchón que le cubría el rostro. Meyim se levantó sobresaltada.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Lady Diana Castillo   

Volver arriba Ir abajo
 
Lady Diana Castillo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» DIANA DE GALES ... O SIMPLEMENTE "LADY DI"
» FOTOBIOGRAFÍA DE DIANA DE GALES
» Felicidades Lady Madeleine!
» DEFENSA DEL CASTILLO DEL MORRO EN LA HABANA - Una medalla llena de Historia
» Felicidades Lady Elizabeth!!!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
*-Literatura Youth Fantasy-* :: Campaña " Creemos en los Nuevos Autores " :: Nuevos Autores: Habla Hispana (Latinoamericana)-
Cambiar a: