*-Literatura Youth Fantasy-*

Foro destinado a los lectores de nuestro blog de literatura juvenil donde debatiremos sobre nuestro género favorito, y compartiremos opiniones de los libros que más nos gustan.
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  BlogBlog  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
Blog dedicado a la campaña por los nuevos autores http://descubriendonuevosautores.blogspot.com/

Comparte | 
 

 Mi historia: Renacer

Ir abajo 
AutorMensaje
marru
Humano
Humano


Cantidad de envíos : 7
Edad : 31
Puntos : 11
Fecha de inscripción : 26/05/2010

MensajeTema: Mi historia: Renacer   Sáb Jun 05, 2010 12:17 pm

hola a tod@s!
como escribo relatos que subo a mi blog. os quiero poner el prologo y el primer capitulo de uno de mis relatos. Espero que os guste. La historia se titula "Renacer"
si os gustase puedo seguir subiendo los capitulos para que los leais.

un saludo

RENACER

Prólogo

En ocasiones la vida es espantosa, nos trae desgracias, cosas malas, tristezas y penurias, pero se deben superar, pues la vida tiene cosas muy hermosas por las que merece la pena luchar y vivir.

A veces la vida es dura, la vida nos da golpes, golpes que nos hacen caer a un profundo abismo, del que no vemos la luz, sin salida posible. Pero para todo en esta vida se puede encontrar una solución.

Melinda una chica de 24 años, había aprendido muchas cosas de sus difuntos padres. Habían muerto el año anterior, por un atropello, el conductor iba borracho y se dio a la fuga.

Tenía a su novio Enrique, no tuvo el apoyo que hubiera esperado de él, pero era una chica fuerte y decidida y salió adelante. Eso sí, contaba con sus dos grandes amigos, Darío y Delia, eran amigos desde pequeños y se querían con locura.

Pero Melinda no veía a sus amigos todo lo que quería, pues Enrique la tenía en casa siempre, no le gustaban sus dos amigos, y los trataba muy mal, así que quedaba ella sola de vez en cuando con ellos.

Pronto aprendería que ella misma era muy fuerte y podría con cualquier cosa que la vida le pusiera en su camino. Aunque también aprendería que de lo malo se puede sacar algo bueno, que se tiene que ver el vaso medio lleno en cualquier circunstancia.

1º- La mala noticia

Melinda, era una chica delgadita, no muy alta, castaña y eso sí tenía unos ojos muy peculiares. Todo el mundo decía que eran como de otro planeta. Tenía los ojos verde esmeralda, mezclados con marrón clarito, y la línea que rodeaba al iris de color gris muy clarito.

Llevaba 2 años viviendo con su novio Enrique, era un chico delgaducho, de pelo y ojos negros. Lo cierto, es que era un chico que no hacía nada, no trabajaba, no quería hacer nada y tenía a Melinda trabajando y ocupándose de la casa.

Pero no se atrevía a dejarle, porque Enrique siempre le decía que si se iba de casa acabaría debajo de un puente y sola, y lo que más temía ella era quedarse sola en el mundo, así que nunca se atrevía a marcharse.

Llevaba varios días encontrándose mal, con mucho dolor en el pecho y malestar general, pero había ido a trabajar todos esos días, era maestra de educación infantil en un colegio. Y cada día se le hacía más cuesta arriba porque se encontraba muy mal.

Una tarde al salir del colegio, se fue al supermercado del barrio, necesitaba algunas cosas para la cena, no era mucho así que en seguida se puso a la cola. Cuando estaba esperando empezó a encontrarse peor, todo lo veía doble y empezó a marearse.

Antes de darse cuenta, todo se tornó en oscuridad y ya no pudo ver ni sentir nada más. Al cabo de un rato, empezó a sentir que recuperaba la consciencia, abrió lentamente los ojos e intentó mirar a su alrededor.

Vio a un médico, al menos, supuso que era un médico porque llevaba bata blanca, se fijó y estaba en un hospital, pero la cabeza le daba vueltas, estaba muy desorientada. -¿Dónde… dónde estoy?

-Tranquila, señorita, está en el hospital. Soy el Doctor Kirian Domenech. Perdió el conocimiento en el supermercado. La estamos examinando, relájese. –dijo amablemente el médico.

Ella que estaba todavía bastante desorientada no dijo nada, se quedó quieta y esperó a estar algo más despejada. Miró al médico, era un chico moreno con los ojos verdes, muy alto, con muchos músculos, era muy guapo y tenía una expresión amable.

Pasó un rato y el doctor se puso otra vez a hablar con ella. –Hemos estado haciéndole pruebas y han salido unos resultados normales, no sabemos de momento qué le ocurre. –explicó amablemente.

-Yo… hace unos días me encuentro mal y me duele el pecho… -comentó medio ida.

-Está bien, voy a examinarla. –dijo mientras subía la ropa de Melinda para palparle el pecho.

Su expresión no fue tranquilizadora ni mucho menos, eso alteró mucho a Melinda, necesitaba tener una respuesta. –Pues… he notado un bulto en la mama derecha, voy a hacerte algunas pruebas.

-Vale. –dijo algo asustada.

-¿Quiere que avisemos a alguien? –preguntó.

-Pues… a una amiga y a mi novio.

-Claro, ahora vendrá una enfermera, le da los datos y los avisarán.

Le hicieron mamografías y ecografías, y luego la llevaron a una habitación, pues los resultados tardarían un poco. Estaba nerviosa, jugueteando con los dedos de sus manos sin dejar de darle vueltas a la cabeza.

Pasado un rato, llamaron a la puerta, dio permiso y al abrir la puerta vio a su amiga Delia con la cara descompuesta, detrás estaba Darío también muy preocupado. Delia era una chica joven, no muy alta, un poco rellenita, con el pelo negro y los ojos marrones color coca cola.

Darío era un chico muy alto, fuerte, con cara de niño, los ojos color miel y el pelo negro. Se acercó detrás de Delia para ver a Melinda y abrazarla. – ¿Qué te ha pasado?

-No sé, creo que perdí el conocimiento en el supermercado. –comentó algo confusa al intentar recordarlo.

-Bueno y ¿Qué te ha dicho el médico? –preguntó impaciente Darío.

-De momento nada, aunque me ha dicho que tengo un bulto en el pecho, estoy esperando que venga para que me den los resultados. –explicó. – Oye ¿y Enrique dónde está?

Darío y Delia se miraron muy nerviosos sin saber qué decir, hasta que fue Delia la que tomó aire y habló. –Nena, pues… le he llamado pero… ha dicho que no va a venir…

-Entiendo. Supongo que ya lo sabía. –comentó muy tranquila.

-Es un estúpido, no sé cómo sigues con él. Con lo mal que te trata… -Darío estaba irritado.

-Darío, no le digas eso, ella está con Enrique y hay que respetarlo.

-Si tiene razón, pero no quiero estar sola, me aterra la idea solo de imaginarlo. –comentó con los ojos cerrados.

-Pero no estás sola, nos tienes a nosotros y lo sabes.

-Ya, y sois estupendos, pero no quiero ser una molestia.

-A ver Mel, para mi sois como las hermanas que nunca he tenido, nunca molestáis. –dijo Darío cogiendo su mano.

-Gracias, sois estupendos. – contestó mientras abría las manos para abrazarlos.

Pero en ese momento tan emotivo, llamaron a la puerta, Melinda dio permiso, se imaginaba que era el médico. Efectivamente era el doctor con gesto serio, seguido de otro médico, era musculoso, pero no demasiado, tenía un cuerpo fibroso. De pelo castaño, bastante alto y con los ojos azules, tan azules como el océano. Era el chico más guapo que había visto nunca. Esos pensamientos se vieron interrumpidos por el doctor.

-Señorita Fernández, traigo los resultados de sus pruebas. Si las visitas hacen el favor de salir un momento… -comentó señalando a Darío y Delia.
Volver arriba Ir abajo
Arantxa
Admin
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 408
Edad : 26
Puntos : 397
Fecha de inscripción : 29/12/2008

MensajeTema: Re: Mi historia: Renacer   Jue Jun 24, 2010 5:16 pm

mmm...me estaba gustando, a ver si cuelgas más para ver qué pasa (me has dejado a medias con no saber que le pasa a Mel jejeje Razz) aunque te aconsejaría mejorar las descripciones, me parece que las metes muy de sopetón en la historia y quizás te diría que fueras más despacio a la hora de narrar, veo demasiada info en muy poco tiempo no sé...bueno, son consejillos de una inexperta escritora no sé si servirán de mucho pero dejo mi opinión y así voy viendo como mejoras en los prox. capis ^3^

_________________
Image and video hosting by TinyPic
Volver arriba Ir abajo
http://literaturayouthfanta.forumn.org
marru
Humano
Humano


Cantidad de envíos : 7
Edad : 31
Puntos : 11
Fecha de inscripción : 26/05/2010

MensajeTema: Re: Mi historia: Renacer   Jue Jun 24, 2010 7:18 pm

2º- La solución

-No, por favor, quiero que se queden. –respondió sujetándolos de las manos.

-Está bien, como prefiera. –dijo. –No traigo buenas noticias… El bulto de su pecho es maligno, me temo que es cáncer de mama, por eso me acompaña el doctor Cristian Gray, es el oncólogo del hospital.

-¿Cáncer? ¿Y qué se puede hacer? –preguntó Delia muy alterada.

Melinda no decía nada, se había quedado paralizada, estaba en estado shock por la noticia, no podía creérselo. Solo escuchaba lo que decían los demás. –Pues tenemos que operar y quitar el bulto, además tendrá que recibir quimioterapia. –explicó el doctor Gray.

-Mel, Mel, ¿estás escuchando? – preguntó Darío rozando su brazo.

En ese momento, Melinda reaccionó de lo que había escuchado, la operación, la quimioterapia… fue demasiado para ella en un solo instante, no pudo más y comenzó a llorar de forma descontrolada.

-Nena, tranquila… -suspiró Delia abrazándola.

Cristian la miraba con dolor, estaba viendo una chica preciosa, le parecía un ángel, un ángel caído, un ángel sufriendo, era la escena más triste y dolorosa que jamás había contemplado.

-Bueno nosotros les dejamos a solas, mañana mismo la operamos y dentro de poco empezaremos con la quimioterapia. –dijo él sin dejar de mirarla con dolor.

-Gracias por todo, doctores. ¿Puedo quedarme con ella esta noche? –preguntó Delia.

-Claro, no hay problema. –respondió Kirian dedicándole una sonrisa que casi la deja sin respiración.

Salieron de la habitación y se quedaron los tres a solas, callados, sin mediar palabra. Darío y Delia no sabían cómo consolar a su querida amiga, y por otro lado, Melinda no había dicho nada todavía.

-Bueno, mis chicas, me voy. Mañana en cuanto salga del trabajo vengo a veros. –dijo mientras las abrazaba.

-Vale, yo te llamo por la mañana. –comentó Delia.

Melinda estaba callada, ni miró a Darío cuando se fue, tan solo tenía la mirada perdida, casi no parpadeaba ni reaccionaba. Trajeron la cena pero no comió casi nada, tan solo comió algo cuando Delia se lo dio casi a la fuerza.

Delia se recostó en el sofá, mirando a Melinda, estaba muy preocupada de que no dijera nada, de que no llorara o chillara. Pero se quedó dormida del cansancio, cosa que no ocurrió con Melinda.

Tuvo los ojos abiertos toda la noche, tenía cáncer, cáncer de mama, y le tendrían que quitar un pecho, tendrían que darle quimioterapia, se le caería el pelo, tendría náuseas y vómitos todo el día… solo de pensarlo tenía pesadillas, era incapaz de cerrar los ojos.

Amaneció y Melinda seguía con la mirada perdida sin haber dormido nada. Veía a su amiga que dormía muy incómoda en el sofá de la habitación, se tomaba muchas molestias por ella, y Darío también.

Se daba cuenta de que Darío tenía razón con respecto a Enrique, ni siquiera se había preocupado de llamarla, eso era imperdonable. Sabía lo que tenía que hacer aunque le daba miedo, tenía que dejar a Enrique.

Sabía que no era fácil y de hecho le tenía miedo, miedo a su reacción y a lo que pudiera hacer, pero con todo lo de la noticia del cáncer, tenía que estar a gusto y vivir tranquila y feliz.

Estaba tan inmersa en sus pensamientos que no se había enterado de que Delia se había despertado y que le estaba hablando. – ¿Qué te estoy preguntando que tal has dormido?

-¿Eh? No, no tenía ganas de dormir…

-Tienes que descansar. Que hoy te operan.

-No paro de darle vueltas a todo. Y voy a dejar a Enrique, tenéis razón, ahora voy a tener que recuperarme y no quiero estar con él. –contestó muy decidida.

-Si quieres eso, sabes que te apoyamos, y que vamos a estar a tu lado. –dijo abrazándola.

Pasó un rato, y llamaron a la puerta, eran los dos doctores. Melinda se quedó con la mirada fija en el oncólogo, era tan tremendamente guapo, que parecía que dolía de tanta hermosura en un mismo ser humano.

-Bien, está todo listo. Vamos a llevarte ya a quirófano. –comentó Cristian.

Delia abrazó a su amiga, ambas estaban asustadas, pero tenían que confiar en que la operación saldría bien. Pero claro, Melinda estaba nerviosa, le estaba costando contener las lágrimas, mientras veía cómo llevaban la camilla al quirófano.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Mi historia: Renacer   

Volver arriba Ir abajo
 
Mi historia: Renacer
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El mejor altavoz de la historia
» HISTORIA DE DOS TESOROS D3ESWCUBIERTOS CON EL DEEPERS
» LA HISTORIA OCULTA DE LA RAZA HUMANA.
» Cual creeis que es o ha sido la mejor B&W de toda la historia de la Serie 600.
» historia de los bucaneros.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
*-Literatura Youth Fantasy-* :: Vuestras Creaciones :: Relatos y otras cosas-
Cambiar a: